Una lámpara muy brillante y un polaroid de mi ducha

Hoy no me quiero mover.
Me siento como un perro lastimado,
recogido, ovillado,
como queriendo refugiarme en mi vientre
entrando por mi ombligo.

Sobre la mesa hay una foto de la ducha,
y una barra de chocolate;
un corta uñas,
un lápiz nuevo
y una lámpara
que me irrita los ojos.

No me quiero mover.
Quiero permanecer aquí,
como un muerto que no se olvida,
como una mota de polvo en una 
esquina,
hasta quedarme dormido,
profundo,
como un perro lastimado
que ya vivió muchos inviernos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close