Telaraña

Una telaraña ondea,
entre la ventana y la pared
como una marea sacudida,
de filigranas de papel.

El sol la atraviesa con ímpetu,
como a las nubes al atardecer
y tiembla con cada soplo
y se ha empezado a descocer.

Extiende un brazo lánguido,
se expande en cada esquina,
la atrapan los cuerpos 
y las semillas muertas,
pesa.

Se deja llevar barrigona por el viento,
suelta sus extremidades,
baila como un hilo de humo.

La telaraña se rompe,
se va con el viento.

La veo alejarse,
y es cementerio de papel
a la deriva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close