Resistencia (y la difícil labor de escribir)

Decidí tomarme este blog en serio – verdaderamente en serio – hace más o menos un mes, cuando comencé a publicar entre una y dos veces al día. Costase lo que costase, estaba dispuesto a poner todo mi empeño y tiempo libre en producir textos buenos, creativos y ágiles cada día. Sin embargo, hace más o menos una semana comencé a publicar menos e incluso a pasar largos periodos sin publicar, problema que venía resolviendo a lo largo del mes. Hoy quiero hablar de eso, de lo difícil que puede llegar a ser aquella acción de sentarse y escribir.

Hace poco me topé con las ideas del autor norteamericano Steven Pressfield acerca de la dificultad de escribir, y en particular me detuve con lo que él llama la “Resistencia”. La resistencia es básicamente el concepto en el que Pressfield reúne todo aquello que se opone a nuestro objetivo, ya sea a nivel profesional y artístico – como lo puede ser escribir constantemente para un blog – así como a nivel personal – todas esas excusas que nos inventamos a la hora de ir al gimnasio, hablar con esa persona que vimos en un bar, inscribirnos al curso de baile del gimnasio de la cuadra, etc -.

La resistencia puede venir en muchas formas, aunque la más popular – y con la que desgraciadamente me he topado más veces – es la procrastinación. Esta acción, probablemente conocida por todos, es la de postergar o aplazar proyectos y tareas que tenemos que hacer. La sufrimos en el colegio, la universidad, la oficina, entre otras, aunque esta se torna verdaderamente cruel cuando se trata de emprendedores y personas que no tienen un horario específico de tareas.

Por ejemplo, yo no estoy obligado a escribir en este blog. No gano dinero ni afecto a nadie de mi “oficina” si me ausento del blog un par de semanas y lo abandono, mas sin embargo esto representa un gran problema y reto para mí, y es ¿cómo organizarme y hacer de este blog una disciplina sin necesidad de que alguien me presione a hacerlo, sino más bien desde mi interés?.

Muchas personas podrían imaginar que si mi pasión es escribir, hacerlo como un hábito y realizarlo cada día sería sencillo, pero eso no es cierto. Seamos honestos: sin importar nuestros gustos y hobbies hay un punto, un maldito punto en el que preferiríamos no hacer nada. ¿Cuántas veces no ha inventado una rutina para ir al gimnasio que ha abandonado a los cuatro días? o ¿cuántas veces no se ha impuesto un nuevo hábito que acabó por perder a la semana?. Es natural que el ser humano prefiera no hacer nada y ahorrar bien esa energía a salir a crear situaciones que le traerán trabajo e incomodidad por su constancia; la clave es recordar las palabras de H. Jackson Brown Jr. en “El pequeño instructivo para la vida, volumen II”: “No confundas felicidad con comodidad”.

Es fácil estar cómodo y es aún más fácil no hacer nada para cambiarlo; sin embargo, tenemos que recordar que para ser verdaderamente felices tenemos que romper nuestra comodidad, como atravesando una metamorfosis de prioridades, y debemos mantener nuestras ganas y nuestro aguante intactos. Tenemos que seguir trabajando cada día para alcanzar lo que queremos y reconocer los momentos en los que la Resistencia nos está ganando, para cambiar y trabajar por lo que queremos, hasta que le quitemos la mayúscula a ese adversario.

Pd: algo que me ayuda a mantener mis hábitos cada día es recordarme que mi meta no es ni a un mes, ni a un año ni a diez, me digo: “no es tan difícil, solo tengo que hacer esto hoy”. Luego, me lo repito cada día.

3 comentarios en “Resistencia (y la difícil labor de escribir)

  1. Cuando empecé mi blog, hace ya unos cuantos años, escribía todos los días y lo hacía sin esfuerzo. Estaba muy ilusionada y fui capaz de mantenerlo así durante mucho tiempo. Es que disfrutaba. Creo que esa es la clave, disfrutar, ponerle pasión.
    Y día a día se crea un hábito, entonces sale casi solo.
    Ahora escribo muy poco pero es por otras razones distintas a la pereza.
    Me gustó tu entrada.
    Un saludo.

    Me gusta

    1. Claro, influencia muchísimo, aunque sin disciplina creo que a veces la pasión puede flaquear.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close