Lo importante es que hay salud

Antes solía pensar que la salud estaba sobrevalorada. Siempre que algo malo pasaba y alguien decía el clásico “lo importante es que hay salud”, o cuando veía que una persona interrumpía su pasión por un tema de salud, no podía evitar sino pensar en lo exagerados que pueden ser algunos y algunas a la hora de evadir responsabilidades. Ya no pienso lo mismo.

Verán, cuando era pequeño y tenía esa visión respecto a la salud, es decir, antes de ver a mi papá en cama por una enfermedad en grandísima medida generada por el estrés, antes de escuchar decenas de historias de comunicadores sufriendo de ansiedad y depresión, antes de encontrar a artistas y escritores cuyos estados mentales los llevaron y trajeron – no siempre – de los infiernos, antes de que yo mismo comenzara a considerar el ir a terapia por ciertos episodios de ansiedad, pensaba que lo que a uno le gustara debía estar por encima de lo que sintiera. Creía que si mi sueño era ser un escritor, nadie ni nada – absolutamente nada – debía detenerme; ni siquiera mi estado de salud.

Es un punto válido ese de perseguir los sueños con entereza y pasión casi ciega – nótese el “casi” -, y para una persona que espera poder vivir de un entorno artístico como yo es algo necesario, pero solo si se ponen cierto límites antes.

Para mí, la salud mental – y en general la salud – no solo debe ir primero que el arte/pasión/gusto/trabajo, sino que debe estar primero para el arte/pasión/gusto/trabajo. Me explico:

Imagínese que usted es un arquitecto que trabaja desde su casa. Su sala está llena de planos extendidos, su biblioteca tiene decenas de diplomas y de libros de ingeniería y diseño, su cocina y comedor han sido invadidos por las maquetas y aquella pared grande de su cuarto está ahora pintada de números de Sharpie. Ahora imagínese que hay un incendio en su casa. Sin importar lo que usted haga por seguir trabajando, se va a ver obligado a salir o a morir, y todo el trabajo que usted hizo, sin importar qué tan importante o satisfactorio fuese, acabará consumido. Así mismo funciona la cabeza: nuestros sueños están acá, los planes para el proyecto está aquí, aquella reunión tan clave es´ta por ahí… pero si en el momento en que una llama aparece – llámese depresión, ansiedad, dolor constante en x o y lugar del cuerpo – no tomamos las precauciones necesarias, no va a importar qué tanto queramos lo que hacemos, o qué tan importante sea, porque a la larga va a acabar por quemarnos.

Esto de desarrollar problemas físicos o psicológicos por el trabajo y no tratarlos puede resultar en situaciones gravísimas. Sin embargo, parece una tendencia peligros, tanto así que el Ministerio de Salud de Colombia tuvo que sacar un Boletín de prensa en 2017 titulado “Salud mental, clave para el desarrollo de empresas y trabajadores”. He aquí un fragmento de dicho boletín:

Desde 2013, los reportes de las administradoras de riesgos laborales (ARL) y de las entidades promotoras de salud (EPS) dan cuenta de un incremento de los casos de ansiedad y depresión, ocupando el tercer lugar entre los más reportados, después los espasmos, esguinces y fracturas, y de las afectaciones auditivas. Así mismo, la información también concluye que gran parte de los problemas en músculos, huesos y articulaciones o de los accidentes de trabajo se derivan de riesgos psicosociales o afectaciones en la salud mental de los trabajadores. (Minsalud.gov.co, 10/10/2017)

Finalmente quiero hacerles una invitación. Una invitación a preguntarse más seguido cómo están, a tomarse una pausa cuando sientan que se está comenzando a encender una llama – no esperen hasta que se caiga la casa -, a buscar ayuda profesional si creen que la necesitan – y si no, también -, y por último, los quiero invitar a revisar sus prioridades muy bien: a qué le están dedicando la mayoría de tiempo, cuánto tiempo están durmiendo, cuánto tiempo se dan a ustedes mismos, etc. Y no olviden mientras hacen ese ejercicio que lo importante, es que haya salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close