Hoy no.

Hoy no me gana la discordia o la desdicha. Hoy me voy a la cama como un prístino escritor peruano, bien cepillado, peinado y empijamado. Me voy a la cama en silencio, sin torbellinos en la cabeza ni arrugas en la frente o en la memoria. Me voy en silencio, como siguiendo el camino empedrado de alguna propiedad rural y matutina. Hoy no me ganan los pensamientos engorrosos ni traicioneros, ni el desvelo ni el auto sabotaje. La duda y la debilidad ya tocaron a la puerta, y mi lado auto destructivo disfrazado de auto conocimiento ya lo ha intentado también. Pero no, hoy no.

Es este quizás un testimonio de mi pie de lucha, de la cara que abofeteada se planta una vez más a su cabeza, osada, resistente, optimista. Es una declaración de coraje y de valor – ¿o quizás sea una excusa para el desvelo? – y mi deseo de dar la espalda a las turbulencias de mi sueño, a mis ansiedades, a mis rumores y a mis pesares. Me iré a la cama prístino, en silencio, como un taxi tarde en la noche, manejando sin rumbo pero tranquilo bajo las luces de una ciudad que intenta, sin éxito en ocasiones, dormitar y solo sentirse fría y de ladrillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close