Memorias de un atardecer | Parte IV

– Quiénes son? – pregunta Cor a las nueve figuras que tiene enfrente.

– Somos tu pasado – Responde una voz, imposible saber la de cuál espectro. 

El jóven no se siente asustado. Es como si ya hubiese estado ahí antes. Y los espectros, de alguna extraña forma le son familiares.

– ¿Cómo llegué aquí? – pregunta el chico, mientras intenta recordar. Una avenida fría, el sol en el ocaso, sangrante, luego un atardecer lila, arces, una nota de violín, un tono anaranjado.

– Te atropellaron Cor – responde una figura mientras se pone en pie. El muchacho la reconoce de inmediato. Es la voz de la mujer que amó. No sabe ahora qué sentir. Le duele el pecho. Respira más rápido. Siente el desamor creciendo en él como una maleza negra. 

– Acompáñame – le dice ella. 

El sol los mira por la ventana, desde el horizonte, intrigado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close