Memorias de un atardecer | Parte III

– Cor – lo llama una voz al interior de la casa.

El joven entra por una puerta trasera, que lo lleva a la cocina, y luego a un pequeño comedor oscuro, con las sobras de los sueños que no devoró. Al fondo de otro corredor nota su vieja habitación abandonada, y entrevé a un gato gris acurrucado entre las sábanas de la cama que nunca tendió.

El ambiente huele a polvo y a pasado. A despedida. A últimas palabras. 

Se acerca al marco de una ventana y encuentra un cigarrillo acabado, que palidece bajo el atardecer que cuela sus dedos en la habitación. 

  • Cor – lo llama una voz a sus espaldas. 

Sigue un corto pasillo hasta llegar a la sala de estar. Ahí hay nueve personas, sentadas en los sillones y los sofás grises y agrietados, y todas tienen sus rostros tapados con bolsas de tela negras. Hacía mucho no entraba a esa casa

El chico se encuentra tendido en el suelo, rodeado de ramas debilitadas por la nieve, y le duele el corazón.

Se levanta y no entiende lo que ha pasado. Mira a su alrededor y no encuentra más que nieve, arces y atardecer. Camina sin rumbo, derivando como se suele hacer en los recuerdos, sin saber cómo abandonar dicho bosque.

Entonces escucha una canción cuya letra conoce pero no sabe cómo aprendió. La sigue hasta llegar a una pequeña casa, cerca de una carretera.

Se le arruga el corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close