Para matar al dragón

Me convertiste en caballero,

el día que tus labios

pronunciaron mi nombre,

y con lealtad asumí el cargo.

Armado de versos

recorrí los pasillos de tu castillo,

y con caricias y memorias tu reino protegí.

Pero a tus dominios un día llegó,

hecho de fuego un dragón,

y sobrevoló amenazante,

las tierras de tu amor.

A tus aposentos de marfil me dirigí,

con una petición para el deber,

una que me impulsase a salir,

sin temor al inminente arder.

Para matar al dragón,

mi reina,

no me des una espada,

sino un beso,

porque con un arma

al monstruo le quitaré la vida,

pero con un beso,

estaré dispuesto a perder la mía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close