Memorias de un atardecer | Parte II 

Nuevamente todo se ha coloreado de sol y una gran nube flamea en lo alto, sobre la pálida ceniza azuleja que es el cielo.

El chico se encuentra tendido en el suelo, rodeado de ramas debilitadas por la nieve, y le duele el corazón.

Se levanta y no entiende lo que ha pasado. Mira a su alrededor y no encuentra más que nieve, arces y atardecer. Camina sin rumbo, derivando como se suele hacer en los recuerdos, sin saber cómo abandonar dicho bosque.

Entonces escucha una canción cuya letra conoce pero no sabe cómo aprendió. La sigue hasta llegar a una pequeña casa, cerca de una carretera.

Se le arruga el corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close