Memorias de un atardecer | Parte I

Cae el sol sobre la ciudad, como una bola de magma que un herrero enfriase en un barril de agua fría, liberando el vapor que son las nubes que lo acompañan.

Un muchacho camina por una avenida ancha y fría, con la mirada puesta en el horizonte, el naranja resplandeciendo en su pupila.

Mira el sol, pero no lo ve ya. Ahora ve un bosque de arces altos y uno que otro claro. Ve también a una mujer, y aunque no lo recuerda bien, sabe que la amó.

Arriba, un tono lila germina de la semilla dorada que es el sol, y el muchacho tiene una ocurrencia brillante. Así ha de ser el cielo para una flor.

Entonces, se escucha el sonido omnipresente de una nota desafinada de violín. Y un ecuánime tono anaranjado lo cubre todo.

1 comentario en “Memorias de un atardecer | Parte I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close